Gestación Subrogada
|

Dilemas éticos de la gestación subrogada

La gestación subrogada, entendida como una opción para quienes desean ser padres, despierta un debate ético complejo. Este método, que a menudo se ve como un acto de generosidad o una solución a la infertilidad, también presenta dilemas éticos que tocan temas de género, trabajo, explotación y desigualdad.

En este artículo no pretendemos brindar una opinión definitiva acerca de este tópico, sino más bien ilustrar estas dimensiones éticas, comparándolas con dilemas similares en otros ámbitos, como por ejemplo la compra-venta de órganos.

Gestación subrogada: Autonomía y explotación

La gestación subrogada tiene implicaciones relacionales que superan los límites de los contratos legales. Durante el embarazo, se establece un vínculo inevitable entre la madre subrogada y el niño, lo que plantea interrogantes sobre la autonomía y los derechos de las madres subrogadas.

La variabilidad de las regulaciones de la subrogación entre países y la posibilidad de explotar lagunas legales plantean serias preocupaciones éticas. En este contexto, las posibles madres subrogadas pueden ser vistas como las más vulnerables a la explotación.

Normas sociales y roles de género

La subrogación desencadena preocupaciones feministas importantes, como la autonomía corporal, la vulnerabilidad y la igualdad. Se plantea si las madres subrogadas mantienen autonomía sobre su cuerpo y si la subrogación refuerza roles y expectativas de género estereotipadas.

Las normas sociales y de género específicas asociadas con la subrogación difieren significativamente de las que rodean a la donación de órganos vivos, lo que afecta la comprensión de la autonomía y el altruismo en ambos contextos, más allá de los paralelismos que se pueden observar asociados con explotación por motivos de precariedad económica.

Reciprocidad y compensación

La compensación financiera en la subrogación es un tema ético complejo. Aunque el dinero puede permitir relaciones más equitativas, la compensación monetaria puede no ser suficiente para resolver los problemas de reciprocidad no resuelta, lo que lleva a cuestionar la equivalencia de la relación entre las madres subrogadas y los padres naturales.

LEE TAMBIÉN:  El gran hotel Budapest
Gestación Subrogada

Implicaciones relacionales y la fragmentación del cuerpo

Las implicaciones relacionales complejas de la subrogación requieren un reconocimiento y una consideración adecuada. Ignorar esta dimensión relacional puede llevar a crisis individuales y poner en peligro las relaciones familiares existentes y emergentes.

En la subrogación, a menudo se separa el «cuerpo proporcionado» (el útero) del resto del cuerpo, lo que puede tener implicaciones para la identidad y la percepción del cuerpo de la mujer subrogada.

Desafíos legales y derechos reproductivos

La falta de leyes globalmente reconocidas sobre la subrogación plantea desafíos legales y éticos significativos. La distinción entre subrogación comercial (pagada) y altruista (no pagada) es central en muchos marcos legales, pero esta distinción puede simplificar en exceso la complejidad moral de la subrogación.

El enfoque en la compensación monetaria puede omitir elementos moralmente relevantes en los acuerdos de subrogación, como las motivaciones y relaciones entre todas las partes involucradas.


La gestación subrogada, más allá de ser una solución a la infertilidad, plantea interrogantes éticos profundos que deben ser abordados de manera crítica. La evaluación de la práctica debe considerar la autonomía, la explotación, los roles de género y la reciprocidad, siempre poniendo en primer plano el bienestar y los derechos de todas las partes involucradas.

Es imperativo que las políticas y regulaciones reflejen la complejidad de estos temas y ofrezcan protecciones adecuadas para las mujeres subrogadas y los niños nacidos a través de este método.

Publicaciones Similares