Periodismo en crisis

Aunque la globalización ha permitido nuevos espacios para la difusión de noticias y la creación de nuevas fuentes para la investigación, actualmente ejercer el periodismo se constituye en una acción heroica debido a los rápidos y difíciles cambios que enfrenta el mundo.

En el caso Venezuela, la censura, el cierre de medios y las presiones del poder, han convertido al periodismo en un cómplice del silencio, moldeable a las directrices del Estado, algo para lo que no están formado los comunicadores. Otro grupo se ha radicalizado asumiendo posiciones políticas inocultables las cuales indudablemente perjudican la credibilidad del profesional, no obstante, hablar de objetividad resulta una utopía frente al detrimento del país, el cual es inocultable aún con las barreras que intenten imponer a la prensa independiente.

El control informativo es una realidad, no hay acceso a la información oficial, cualquier trabajo de investigación es desestimado o censurado, las voces críticas han desaparecido. La estrategia de “bajar al tono” es actualmente un silencio estridente. No fueron los ciudadanos quienes obligaron el cambio, sino el Estado. Triste panorama para las nuevas generaciones periodísticas que se forman en las universidades del país.

No sólo los periodistas en Venezuela enfrentan riesgos, México sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para los comunicadores. Según Reporteros Sin Fronteras, en la última década han sido asesinados más de 80 periodistas y 17 han desaparecido. Diversos medios de comunicación en la nación azteca son víctimas de ataques armados y de amenazas

En el ámbito global, internet mantiene en peligro de extinción a la prensa tradicional, cada vez son menos los que valoran un buen texto, porque actualmente “todo” lo pueden tener en 140 caracteres, más que suficiente para saber de un hecho. Aunque hay mucho más acceso a la información, también se ha convertido en una red vulnerable a las noticias falsas, rumores, entre otros desafueros.

Decía la profesora Marta Colomina en su último programa de televisión en Televen, que “Aún en las condiciones más precarias las noticias vuelan. Se filtran por los intersticios más delgados, por grande que sea el esfuerzo que se despliegue, no hay manera que se pueda evitar que la gente conozca lo que debe conocer…”. Ojalá las transformaciones actuales permitan, aparte de mantener los espacios tradicionales, la creación de nuevas herramientas para que el periodismo pueda ejercerse con la pasión y responsabilidad que lo amerita, haciendo posible el desarrollo profesional y personal de quienes lo ejercen, sirviendo a quienes tanto lo necesitan.

Foto: Steven Ritzer via photopin [cc]