¿Heterosexual? Entonces usted es gay 95% del tiempo

Sí. Usted. Gay. ¿Por qué? Fácil: Cuando un homosexual, lesbiana, bisexual o transgénero (que, para abreviar, de ahora en adelante llamaremos persona) se despierta, lo hace igual que usted ¿Ducha? Sí, una persona también se ducha, se viste y desayuna, igual que usted, igualito ¿Trabajo? Bingo. Una persona sale de su casa, va al trabajo o a estudiar. Toma el autobús, sube al metro, pide taxi, enciende el carro, camina. Sí. Una persona camina, un pie a la vez, igual que usted. Retos durante el día, lluvia, calor, llamadas telefónicas, almuerzos, libros, amigos, Facebook, café(seses), problemas, sonrisas, llanto, luchas… ¿Sigo? No. Creo que ya se hace una idea: los días de una persona son iguales a los suyos.

Oh, por el otro 5% me pregunta… Bueno, eso no lo comento. Esa hora del día le pertenece a la persona, es parte de su intimidad, de su amor por su complemento, por ese ser que le llena el alma, le roba suspiros, le gusta o… ¿Quisiera usted que discutamos lo que pasa en su cama? Eso pensé. Lo que cada quien haga en su habitación, mientras sea producto de amor (consensual) le pertenece, ¿no?… ¿Por qué tengo que andar pendiente si a usted le gustan los gorditos/as o pecosos/as? ¿Tendría que ofuscarme si su amado es alto/a o bajito/a? Pensándolo con mas detalle tal vez la diferencia no es tanta. Creo que el 5% es muy grande, tal vez es solo un 4% o quizá 3%.

“Salir del closet”

Ya que estamos comentando lo similares que son una persona y usted, le pregunto: cuando se presenta, ¿usted antecede su nombre con “hetero”? o… antes de entablar una amistad verdadera: ¿pasa horas, días, ¡meses! pensando en cómo decirle a su amigo/a que va por determinado equipo de fútbol? ¿Le esconde a su jefe su religión? ¿Usa lentes de contacto para ocultar el color verdadero? … Piense por un momento: ¿Debe omitir parte de usted, su ser, su personalidad, su vida? ¿Debe anunciar y aclarar a todo el mundo con quien duerme y a quien ama?

¿Por qué una persona tiene que “salir del closet” y estamparse la frente con una etiqueta? ¿Acaso lo único que define un ser humano es con quien duerme? … No lo creo.

¿Por qué usted puede andar con su amor sin previos anuncios y una persona no?

Cuestión de genética, enfermedad.

Quedo atónita cuando leo, en pleno siglo XXI, opiniones que sostienen que la homosexualidad es una enfermedad. Un gen defectuoso que “debe” ser curado.

Hmmm… un gen defectuoso. Me imagino que a ellos les preguntaron de cuál color querían la piel o qué tan altos querían ser. Tal vez les cuestionaron lo liso del cabello o sobre el negro de sus ojos ¿Qué? ¿No? ¿No les preguntaron? ¿Los enviaron a la tierra a ser y nada más? ¡Wow! ¿Así? ¿Sin decisión? … Mirá.

¿Y no han buscado remedio para los ojos azules? ¿O un pelirrojo pecoso? ¿Para un terco o un cariñoso? ¿No? ¿Ya encontraron cura para la antipatía? ¿Para la intolerancia? ¿Para el odio? ¿Ah? ¿Cómo dice? ¿¿Esas no son enfermedades?? Oiga… que curioso.

Arrejunte legal.

Aunque creo fielmente en Dios y en su amor por todos y todas, voy a misa los domingo y sí, soy católica, lo más importante en estas líneas es que usted se despoje de su religión (si la tiene).

Ya le expuse mi teoría (práctica) de lo similar en la vida de una persona y usted (una gran parte del tiempo son iguales). Es decir, una persona, ante todo y como usted, es un ser humano. Vive, respira, siente. Un ser humano con derechos. Sí, derechos humanos solo por ser (como usted es) y vivir. No importa físico, religión, política, estilo de vestir, estrato social, comida favorita, sexo. Entonces: ¿por qué debe importar la preferencia sexual?

¿Cuál super poder tiene usted para decidir que dos personas que se aman y comparten su día a día no pueden hacerlo oficial ante la ley? ¿ Quién le dio esa potestad? ¿Por qué dos seres humanos tienen menos derechos que usted? No hay razón.

¿Religión? ¿Y quién está hablando de religión? Los derechos humanos, constitucionales, legales no tienen nada que ver con religiones. La unión legal de una pareja de seres humanos es independiente de creencias. Es algo legal, no de credos o dogmas. ¿O es que usted ve que a los católicos se le aplica una constitución y a los evangélicos otra? ¿Los testigos de Jehová tienen una tercera lista de leyes?

¿Dios? Ja. Dios es amor, y lo demás… lo demás es cuento.

Así que dígale unión, matrimonio, arrejunte legal, como quiera. Las leyes de una nación deben ser aplicadas a todos por igual, sean católicos, evangélicos, catires, flacos o personas. O… ¿Qué cree usted que es la justicia?

¿Ve? ¿Se da cuenta que son más las similitudes que las diferencias que usted tiene con un homosexual, lesbiana, bisexual o transgénero? Y si todos los seres humanos tenemos el mismo valor, ¿por qué simplemente no nos decimos personas?

¿Para qué etiquetas? ¿Para qué distanciarnos del gay, del negro, del blanco o del evangélico? No por qué, no: ¿para qué? ¿Para ser común, “normal”? ¡Uy! ¡Qué aburrido! Yo tengo toda mi vida tratando de alejarme de lo común, de lo “normal”. Busco identidad propia. Sobresalir. Ser lo mejor posible ¿Común? ¡Qué va!

Entonces: ¿Quién es usted para decir a otro como vivir? Usted, yo, él, ella, ellos, nosotros, TODOS, somos 95% gay.

PD: mientras escribía estas lineas me tome un café. No sé si era hetero, homo, les, bi, o trans. No le pregunté.

Imagen original: y-a-n en Flickr

Un comentario