ser creativo

Para mí la creatividad está asociada con la longevidad, en cierta manera. Si nos permitimos y motivamos a ser creativos podemos desarrollar cosas nuevas con lo que encontremos a nuestro alrededor. Si creamos algo estamos también generando un legado, algo que permanezca de manera tangible o en la memoria de pocos o muchos y, aunque suene un tanto new age, estamos produciendo alimento para el alma.

¿Qué es ser creativo?

Ser creativo no es solo una cuestión de artes plásticas, música o escritura sino también tener una idea, encontrar una solución. Una persona creativa jamás se aburrirá o, mejor dicho, no lo estará por mucho tiempo y siempre tendrá el doble de diversión en la vida.

También se proyectará una actitud positiva y se hará más fácil el asumir y adaptarse a los cambios que se presenten. Si tienes un problema, la creatividad se convertirá en tu mejor herramienta para encontrar la solución ( o soluciones). Esta actitud también nos ayudará a ser más atractivos, sociables y conectar con gente en la misma sintonía, retroalimentándonos y manteniendo una salud psíquica óptima.

Una persona creativa puede ser una persona contagiosa, en el buen sentido, y ayudar a otros a encontrar soluciones, descubrir pasiones o emprender ideas o sueños.

Creatividad en tiempos de crisis

En tiempos de crisis es cuando sale a relucir la creatividad de muchos seres humanos. En la precariedad de una guerra, en la escasez de alimentos, en períodos de crisis económicas, etc. es cuando grandes ideas han surgido, algunas para el beneficio de la humanidad, otras para el beneficio y lucro de individuos u organizaciones.

En la vida es importante cultivar un pensamiento crítico tanto como desarrollar una forma de pensamiento creativa pero siempre enfocando esto hacia nuestro beneficio, en función de construir efectos de valor para nosotros y nuestros semejantes. Abandonar la actitud viciosa de usar la creatividad en función de dar excusas, destruir o generar efectos negativos.

Creatividad como ejercicio para nuestro cerebro

Realizar actividades manuales, leer, escribir, pintar, dibujar, practicar la fotografía, tocar un instrumento, resolver crucigramas o sudokus. Son muchísimas las actividades que sirven como ejercicios para ese órgano fundamental en nuestras vidas: el cerebro.

Si queremos mantener nuestro cerebro activo, joven, fuerte y divertirnos en la vida amando todo lo que hagamos: ¡Vamos a mantenernos creativos!.

Recordemos siempre la inocencia de cuando éramos niños y una simple caja podía convertirse en nuestra nave espacial, porque incluso el acto de soñar despiertos está cargado de creatividad.