Me crié en la ciudad de Buenos Aires. Durante mi infancia, allá por los años sesenta, existía la muy arraigada costumbre de jugar con agua. Mojar a todo el mundo, especialmente a las mujeres y chicas. De muy pequeños nos mojábamos...