Una de las cosas más atemoriza de Internet es que detrás el anonimato se esconde una persona real, de carne y hueso. Muchos piensan que un comentario cuando es anónimo es inofensivo, «no alimentes al troll» dicen muchos, disminuyendo la importancia...