¿Quién dice que es fácil recuperar la democracia y restaurar una república que ha sido empeñada, destruida, saqueada, vejada y pisoteada? Solamente un desconocedor de las grandes luchas de los pueblos del mundo se atrevería a responder que «lo es», solamente...