La inocencia en la guerra

aDesde tiempos inmemorables la guerra ha existido, ha rondado cada momento desde la creación de nuestro mundo; jamás ha perdonado a alguien, siempre ha marcado con sus grandes armas de destrucción-tanto físicas como morales- a cientos de miles de millones de seres humanos inocentes, su mayor presa han sido los más pequeños, los más inofensivos, los más felices: los niños. La guerra ha sabido muy bien como marcar para siempre la vida en cada momento de los tantos millones de niños que diariamente sufren la maldad y el odio en su propia tierra, sin que nadie pueda detener lo que ocurre, ha sido la guerra el mayor verdugo de tantas generaciones perdidas entre la tristeza y el resentimiento de haber sufrido y estar sufriendo, cuando apenas, creían ser inocentes.
El Medio Oriente es actualmente la región en el mundo donde más niños mueren cada día a consecuencia, pues, de las guerras y conflictos que se han desatado sin previo aviso de humanidad. Los niños son las principales victimas de la destrucción, de una bomba, de un ataque aéreo, del desplazamiento, de las violaciones, de los golpes, de la bala del enemigo-que ellos no saben que es-. Es alarmante leer en los distintos portales de noticias, la información sobre un bombardeo en cualquier parte de Siria o Irak, por ejemplo, ya que cuando te adentras a la información consigues detalladamente que hay niños inocentes dentro del grupo de los fallecidos. Cuando la guerra se hace ley, es difícil lograr detenerla desde el poder diplomático o político del país donde acontezca la situación, ya que es solamente una ilusión hacerlo a corto plazo y en todo ese tiempo, las victimas caen como piezas de dominó. Las cifras publicadas por organizaciones no gubernamentales que velan con tanta valentía en interés por los derechos humanos de tantas personas, han demostrado como los niños están siendo usados de distintas formas para hacer la guerra. El uso de niños como armas es usualmente la manera más brutal de hacer la guerra y así «contrarrestar» poder al enemigo; existen 300.000 «niños soldados», de los cuales la gran mayoría son obligados a unirse a filas de grupos rebeldes. Dentro de esas filas son usados como «soldados» y esclavos sexuales de los combatientes, son manejados como objetos y luego explotados. Save the Children tiene cifras terroríficas sobre el sufrimiento de niños inocentes en el mundo:
-300mil niños son «soldados» y esclavos sexuales y niños de 87 países viven rodeados de 60 millones de minas terrestres.
-10.000 niños al año siguen siendo víctimas de las minas terrestres.
-Cada año 1,2 millones de menores son víctimas del tráfico infantil. Un negocio que mueve al año 23.500 millones de €.
-Actualmente, existen 218 millones de niños trabajadores en el mundo con edades comprendidas entre los 5 y los 17 años.
Esto es alarmante y deberían de tomarse medidas inmediatamente por parte de todos los gobiernos, no solamente de donde se libran estas cifras, también de los que desean contribuir con el fin de todo este daño. África es el principal continente donde la guerra y la violencia, al igual que en el Medio Oriente, los niños siguen sufriendo. A todo esto se le une un nuevo factor y es que mientras más guerra haya en el mundo, el hambre seguirá dando de que hablar. Actualmente, según cifras del PROGRAMA MUNDIAL DE ALIMENTACIÓN de la ONU, 66 millones de niños van a sus escuelas, cuando tienen la oportunidad, con hambre; esto en los llamados países «en vía de desarrollo». Cifra alarmante, pero que no se les ha prestado la suficiente atención, como tampoco se le presta a las 14 millones de niñas que dan a luz cada año siendo adolescente ni a las 100 millones que son obligadas a casarse forzosamente.
Soy una pequeña voz en un lugar del mundo, más, donde pido como humano que se atienda de manera inmediata estas situaciones, es necesario que se pare de hacerle tanto daño a estos niños que son la inocencia de guerras y conflictos que se dan por la falta de entendimiento e inteligencia. Ojalá la comunidad internacional termine de despertarse de ese sueño soez que ofende por tanta indiferencia.
POR: Carlos Guerrero-@SrVenezolano.
Etiquetas:, ,