Leer y resistir

Parece que la sociedad global que hoy cree vivir en un mundo mejor se ha convertido en un establo de mentiras, difamaciones y/o cualquier tipo de injurias que se puedan palpar día a día. De pequeños todos no han tenido la oportunidad de poder ser libres en sí, pensantes, reflexivos, dialogantes o incluso sentimentales; el «estado educativo» represor ha mantenido a millones de personas bajo un «telón de acero» comunicacional y «cultural» en donde la ignorancia es la que se multiplica por segundo y muta cada momento.

Esto es sólo una reflexión que, como ser pensante o eso creo ser, puedo hacer de las circunstancias atroces que vive nuestra humanidad y que precisamente debería cambiar pero que es casi una utopía, salvando el derecho y sentimiento a creer en ellas.

Cada vez que una persona lee, es una persona que esta resistiendo al modelo político-económico-cultural-social que tiene en su país y que impone el mercado, esa persona que lee, resiste de manera que no se da cuenta muchas veces de que lo esta haciendo; porque resistir ha sido estúpidamente comparado con resistir en una batalla, en una guerra o en una pelea, NO, resistir con ideas es un acto pleno, consciente de que podemos ser seres mejores y que la lectura nos hace efectivamente mejores personas en un mundo donde lo absurdo es normal y lo normal llegaría ser absurdo, por ejemplo: Recibir las miradas cortantes de todas las personas de un autobús cuando te ATREVES a sacar un libro y comenzar a leer.

Todo esto es o debería ser normal en una sociedad «culta», pero como tenemos sociedades mercantiles, por supuesto que leer se ha convertido en un acto REVOLUCIONARIO (independientemente de lo político) porque estás resistiendo a cualquier sistema: comunista, capitalista, o al mismo modelo mercantilista social del «bienestar común».

Siempre he soñado con un mundo lleno de libros por aquí y por allá, con un mundo donde sean los libros la herramienta de paz más usada por los gobiernos, donde en las escuelas, universidades o cualquier centro de estudio sea la lectura, sean los libros ese «arma» poderosa de destrucción masiva de la ignorancia la que impere por encima del poliéster de los estereotipos; y es que leer es un sentimiento, más que una acción o un simple verbo porque cuando lees te enamoras de la lectura, te enamoras, te apasionas de lo que muchas veces nos parece extraño o desconocido, y he allí la «metamorfosis»-se vale la palabra aquí- que hace el ser humano: Pasar de un acto a un sentimiento.

Leer es resistir porque nos enseña que en las derrotas también se aprende mucho más de lo que se cree, leer es resistir porque no es digno quedarse con sólo una imagen, leer es resistir porque el mundo cambia y nosotros cambiamos, muchas veces sin saber de que forma, pero leer es resistir porque resistir también es aprender y aprender se logra todos los días. Cuando los libros multipliquen las balas, cuando los libros sean más baratos que las bebidas alcohólicas y cuando leer no sea un «acto absurdo» verdaderamente estaremos cambiado el mundo, mientras tanto les invito a seguir siendo realistas pero no perder esas ilusiones que tenemos y no podemos dejar perder por lo que digan los «seres» dominados por el mercado de la mentira y de la ignorancia. Cambiemos el mundo, leamos.

Por: Carlos Guerrero| @SrVenezolano.

 

Libro y balas