Siempre me ha surgido la duda sobre si las personas son realmente como tuitean, chatean o se desenvuelven en las Redes Sociales. Tengo muchos amigos que poseen cuentas en Twitter y la verdad se parecen mucho a lo que son en persona. Sin embargo, me ha tocado conocer, cara a cara, a tuiteros que seguía por mucho tiempo y que son para nada similares a como tuitean. ¿Existe una personalidad digital?

personalidad-digital

Siempre surge la duda sobre si la otra persona realmente se está ríendo. Cuando me ha tocado estar en un café con wifi he visto siempre caras con los ojos fijos a las pantallas de sus dispositivos, escribiendo de manera continua pero pocas veces sonríendo, mucho meno soltando carcajadas.

Probablemente muchos estén escribiendo un jajajaja en alguna conversación y del otro lado esbocen sonrisas de Mona Lisa, siendo fieles reflejos de las llamadas «sonrisas
arcaicas».

Tampoco estamos llorando cuando colocamos el emoji que representa el llanto.

¿Esta posible existencia de una personalidad digital hace menos sinceras las comunicaciones? realmente esto siempre me pone a dudar pues aunque mis amigos saben cuando me estoy riendo detrás del monitor por la cantidad y estilo de la onomatopeya de mis «carcajadas», pero más de una vez me he encontrado como Mona Lisa escribiendo un jajajaja que realmente no existió más que en esas pocas letras.

¿Existe una personalidad para cada Red Social?

Si me pongo a pensar en profundidad, he notado que existe una especie de personalidad a veces por cada perfil de cada Red Social.

En Facebook hay más libertad porque, generalmente, es la familia, amigos, compañeros de trabajo. En Twitter es una personalidad tal vez un poco más controlada por ser, generalmente, un perfil público y muchos prefieren alinearse con respecto a sus intereses profesionales y el contenido reflejará esto. Otros tienden a ser más audaces, atrevidos o irreverentes. En Instagram, la cosa es un poco más definida por la imagen y, por supuesto, existe una curaduría en pro de mostrar el mejor lado de nuestras vidas, o más superficialmente de nuestra apariencia personal.

¿Entonces somos lo que mostramos o escribimos?

Creo que más que fingir algo que no somos, creo que las Redes Sociales, en muchos casos, sirven para mostrar un lado que probablemente no tenemos el valor de presentarle a mundo cara a cara. Todo lo que hacemos es reflejo de nuestro interior, incluso las mentiras nos definen, entonces, a pesar que algunas personas no se comporten de la misma manera cuando están detrás de la pantalla o no, aunque muchos no se rían o lloren cuando usen el emoticon y onomatopeya respectiva, no quiere decir que no lo sientan o que lo que sientan no sea real, es cuestión de optar por exteriorizar o no. ¿Tú qué opinas?