mia-matsumiya

Una de las cosas más atemoriza de Internet es que detrás el anonimato se esconde una persona real, de carne y hueso. Muchos piensan que un comentario cuando es anónimo es inofensivo, «no alimentes al troll» dicen muchos, disminuyendo la importancia y potencialidad gravedad detrás de lo que puede convertirse en acoso digital.

Mia Matsumiya the @perv_magnet

Una violinista de la ciudad de Los Angeles, en Estados Unidos, decidió comenzar a publicar en un perfil de Instagram mensajes que forman parte de un archivo que ha ido acumulando a lo largo de 10 años, en esta «colección» de mensajes la han insultado con mensajes misóginos, propuestas sexuales retorcidas, ataques racistas, amenazas de violación, entre muchos otros tipos de mensajes que te hacen perder un poco la fe en la humanidad al ver lo que algunos son capaces de pensar, sentir y expresar a otro ser humano y de como el acoso digital no tiene forma alguna de ser frenado.

«Me he encontrado con tantos fetichistas, pedófilos, acosadores y racistas que llegó un momento en que si alguien me enviaba un mensaje amenazando con violarme, no reaccionaba. Es absolutamente inaceptable tratar así a una persona. La gente suele negar el racismo y el sexismo. Esta es la prueba. Por eso decidí publicar los mensajes», así lo contó Mia Matsumiya a ‘The Huffington Post’.

Mia no solo decidió compartir los mensajes que ha recibido sino que además promueve que otras mujeres saquen a la luz sus propias experiencias a través del uso del hashtag #PervMagnet convirtiendo así este perfil en un muro de la vergüenza para aquellos que han caído en estas actitudes tan bajas. Puedes chequear todo lo que publicado visitando su perfil de Instagram cuyo usuario es @perv_magnet.

¿Cómo se siente ser acosado?

Muchas personas han experimentado en menor o mayor escala alguna forma de acoso. Sin embargo, muchos parecen no darle importancia y disminuyen experiencias que para otros generan un malestar psicológico difícil de espantar: «no hagas caso», » con borrar el mensaje y bloquear o filtrar ese remitente tienes», «son solos palabras de alguien un poco enfermo, no es para tanto». Pero cuando uno ve que una persona como, Mia Matsumiya, quien logró reunir en 10 años de mensajes y comentarios toda una muestra de la perversidad humana, siente la necesidad de mostrarlos al mundo es porque generaron en ella una alarma, un malestar. Recibir amenazas de violación o incluso de acabar con tu vida son cosas que no te permitirán dormir tranquilo, salir a la calle o vivir en paz. ¿Alguna vez has experimentado una experiencia de acoso digital? Comparte tu experiencia con nosotros en los comentarios abajo.